Varios trabajadores de la sanidad pública, pertenecientes a Intersindical Canaria, inician una huelga de hambre para reivindicar un salario digno para los grupos profesionales C, D, E. La protesta comienza en el Hospital La Candelaria de Tenerife con 12 huelguistas, extendiéndose luego a Gran Canaria, el Hierro y Fuerteventura. El ayuno que se mantendría durante diez días, daba continuidad al largo conflicto laboral que comenzaba el 4 de abril con una primera huelga de los trabajadores en toda la Nación Canaria sucediéndose luego otras convocatorias de paro, protestas y manifestaciones. Varios ayuntamientos como el de La Laguna y el Puerto de la Cruz aprobaron resoluciones favorables a las reivindicaciones de los huelguistas.