Patrocinado por la Consejera de Sanidad, María del Mar Julios y el gobierno de Coalición Canaria presidido por Adán Martín, es presentado en el Parlamento de Canarias la propuesta de «Pacto por la Sanidad». El contenido es duramente censurado por el PSOE y el PP. Antes, diversos agentes sociales, como la Universidad de La Laguna e Intersindical Canaria, ya habían valorado el documento de ineficaz, impreciso, sin dotación económica y cerrado a muchas de las propuestas realizadas por algunos de los colectivos sociales. El texto, en cambio, fue apoyado por los pro/gubernamentales sindicatos CC.OO y CEMS y SATSE quienes esperaban verse beneficiados de financiación oficial mediante la impartición de formación.