Tras un lago ciclo de manifestaciones, paros y hasta una larga huelga de hambre, se produce un principio de acuerdo entre los sindicatos y el Servicio Canario de Salud, dando fin así el 25 de mayo al largo conflicto «Por un salario digno» para la mejora de las percepciones económicas de los grupos C, D y E. de la sanidad pública. Otra vez, los sindicatos CC.OO y UGT, se posicionaron junto al Gobierno y se emplearon a fondo para boicotear la lucha de los trabajadores.