Tras concluir la huelga de hambre desarrollada en varias islas por los trabajadores de los grupos C, D y E en reclamación de un salario digno, otro numeroso grupo de trabajadores se encadenan en la vallas de los accesos al Hospital Materno-infantil de Gran Canaria. Paralelamente, unos 30 Co0mités de Empresa de varios sectores laborales se constituyen en Asamblea Permanente en solidaridad con la lucha de los trabajadores de la sanidad pública.