Ruperto Matas, gerente del Hospital del Pino y ex dirigente del Sindicato Canario de la Salud, hace unas declaraciones públicas en las que acusa a los representantes sindicales de Intersindical Canaria y de UGT de encubrir los robos realizados por trabajadores del centro sanitario, y de ahí la denuncia del sindicato  contra la instalación de las cámaras. Pese a tales afirmaciones, Matas reconoce no poder demostrar tal acusación ni contar con pruebas de los autores de los presuntos hurtos. El gerente, luego afirma que no le sorprende la denuncia de Intersindical Canaria pero sí que no se lo esperaba de la UGT y del PSOE.