Con una moderada repercusión, parte de la plantilla de médicos del HUC secundaron una jornada de huelga convocada por el Sindicato Profesional de Tenerife. El resto de organizaciones sindicales y el Comité de Empresa que negociaban en el Convenio Colectivo mejoras para todos los trabajadores, rechazaron el paro por insolidario y gremial pues la protesta pretendía conseguir de la administración (Cabildo de Tenerife) mejoras laborales específicas para los facultativos. Incremento retributivos en las guardias, complemento económico por penosidad y peligrosidad y estabilidad de derechos de los médicos vinculados con la Universidad fueron algunas de sus peticiones.