Los sindicatos CEMSATSE y CC.OO firman un acuerdo con la administración sanitaria que paraliza el conflicto que, desde ocho meses antes, en diferente grado e intensidad, se mantenía en las islas por parte de los sindicatos gremiales del sector sanitario. El acuerdo que favorece al colectivo médico e ignora al resto de trabajadores, es rechazado y denunciado por discriminatorio y antidemocrático por las organizaciones Intersindical Canaria, UGT, y SAE y CSIF al haber sido pactado y negociado a sus espaldas.