En el Complejo hospitalario Materno-Infantil de Gran Canaria desde el mes de noviembre se viene agudizando una situación que para nadie es nueva , la única diferencia que se ha producido en este último tiempo, es que el colapso ha sobrepasado la puerta de urgencias y ha llegado a servicios de vital importancia al igual que urgencias, que al estar colapsados inciden directamente en el funcionamiento del hospital , ya que estamos hablando del paciente critico y de los pacientes programados para la cirugías que se han tenido que suspender por el reboso de pacientes críticos hacia la unidad de Reanimación, con lo cual ha podido verse afectados los servicios prestados a estos pacientes.

Cada año asistimos a los colapsos de los servicios de urgencias por las enfermedades estacionales, y ya ha llegado un momento en que se ve normal por parte de la sociedad, pero IC no desiste en su lucha por la defensa de lo público, y que se apliquen los mecanismos necesarios para que la población reciba un servicio sanitario público en condiciones.

Todo la polémica desatada en los últimos meses en estos servicios viene dada , por una supuesta huelga encubierta de los cedimos intensivistas, que no se sabe bien con que intereses se lanza este globo sonda , ya que estos no han cambiado su dinámica de trabajo , pero si existen factores que alertan de la situación de la salud de la población en canarias, asistimos a una cronificación de las patologías, una población más longeva, canarias está batiendo records en la visitas de extranjeros, dándose situaciones en las que módulos enteros de la unidad de cuidados intensivos del hospital en cuestión han estados ocupados por estos turistas que necesitan de asistencias, quedando reflejada el gran aumento de población flotante a la que tiene que dar respuesta el servicio público, conciertos con la sanidad privada que una vez se agotan los recurso concertados derivan los pacientes a los hospitales de referencia e incluso esos pacientes turistas que necesitan de tratamientos que no se les puede aportar en la sanidad privada terminan siendo asistidos en las unidades de cuidados intensivos de la sanidad pública dándose la coincidencia que la mayor concentración de turismo que hay en la isla de Gran Canaria se acumula en la zona sur de la isla , y por tanto es la zona a la que debe dar respuesta el CHUIMI .

Existen motivos suficientes para pensar que el error de planteamiento , la falta de financiación y el no tener protocolizado las situaciones de emergencia como la que se ha producido en los últimos tiempo ha llevado a esta situación tan grave, viviendo situaciones en las que se ha tenido que ingresar a pacientes críticos en quirófano , inhabilitándolos , y llegando a tener tal volumen de pacientes en estado crítico, que ha habido una situación límite de estar la totalidad de los respiradores artificiales disponibles en uso, personal de urgencias teniendo que atender a pacientes críticos en condiciones que no son las adecuadas, en espera de poder trasladarlo a la unidad correspondiente de críticos o reanimación, servicio de reanimación que ha estado colapsado , y hay que tener en cuenta que es un servicio que no está preparado para atender en las mismas condiciones que una unidad de cuidados intensivos , ya que simplemente se separa a los pacientes con cortinas , y hay que tener en cuenta que un gran número de los pacientes críticos presentan problemas infecciosos, que aun aplicando las medidas universales de protección siempre se correrá más riesgo que en una unidad dotada con la condiciones optimas.

Por lo que siempre se ha defendido, la necesidad de tener protocolos específicos para dar respuesta a estas situaciones en la Isla de Gran Canaria en particular, existe un Hospital con infraestructura necesaria para dar respuesta a esta situaciones, como es el Hospital Juan Carlos I, pero aquí volvemos a caer en la falta de financiación, ya que no se pueden comprar duros a cuatro pesetas, pero vamos más allá, la salud de la población y las vidas de los mismos tienen precio?

Hasta que el Sr. Clavijo no entienda que la salud no hay precio, la situación en canarias difícilmente se podrá arreglar , por que el próximo año por estas fechas volveremos a estar hablando de las mismas situaciones , salvo que antes de estas fechas no se produzcan pandemias o epidemias como la del Ebola por ejemplo, en las que estaremos en situación de alerta y por ahora hemos salido airosos , porque no nos ha tocado de cerca, pero el día que no enfrentemos a un problema de esa magnitud o algo más cercano una catástrofe de algún transporte público , esta Canarias preparada para ello?, por lo que vemos en los últimos tiempos NO, ni por infraestructuras , ni por organización e incluso por dotación de material y de recursos humanos.

Una de las situaciones que ha agravado la situación vivida es la poca importancia que se le ha dado la dotación de recursos humanos y la experiencia necesaria para el trabajo en estos servicios de vital importancia. Se han utilizado políticas de contratación nefastas , con la apertura del módulo que hasta el momento estaba cerrado en UCI, se realiza la contratación de personal de enfermería y auxiliares de enfermería, que no se sabe por qué circunstancia el personal contratado es sin experiencia en servicios especiales, y con el agravante de contratarlos cada diez días, y tras las peticiones de esta organización de que se les haga contrataciones por periodos mayores, procede a contratarlos por un mes , con la situación Kafkiana de que cada vez que se produce una renovación, se hacen llamamientos a personal completamente diferente al que estaba prestando servicios , por lo que no se le puede dotar de a experiencia necesaria a los que han trabajado, y se vuelve a empezar de cero, por lo que conlleva una sobrecarga descomunal al personal que trabaja .

La apertura del modulo dos de Cuidados intensivos, no fue menos Kafkiana, realizando dicha apertura de forma urgente, sin la dotación de material fue catastrófica, dotando el modulo con cunas del Hospital Materno Infantil para guardar material fungible, un carro de parada con desfibrilador que tuvo que comprarse de forma urgente ya que el que existía no estaba en condiciones de uso y un largo etc, que deja en evidencia la situación penosa de la sanidad Canaria.