Intersindical Canarias denuncia la grave situación que viene viviendo la Residencia de Pensionistas de La Palma, tanto en carnes de sus trabajadores como de sus beneficiarios, que soportan a día de hoy unos recortes injustificados en materia de personal.
Desde el año 2011 Intersindical Canaria ha venido denunciando las necesidades de personal en dicho Centro dado el cambio de características de los usuarios y los servicios que estos demandan, junto con las bajas de personal por enfermedad y jubilaciones de personal que no se cubren.
Como es bien sabido, la demanda de la ciudadanía de este tipo de Centros ha crecido en La Palma, con la consecuente entrada de beneficiarios en la Residencia de Pensionistas con el incremento de atención, pero el personal para atenderlos no.
La Residencia de Pensionistas de la Palma, ha sido transformada por el Cabildo de su forma de funcionar y para lo que fue creada en sus orígenes, ya no es un Centro de atención a la tercera edad; ahora es un Hospital Geriátrico.
Tras la carencia de personal de los últimos años, por fin en el año 2018 se crean las 12 plazas de Auxiliar de Enfermería, en el presupuesto general del Cabildo, las mismas que vienen haciendo falta desde el año 2011, y una plaza de médico, pero esta ultima la desvían a otro servicio.
Desde Intersindical Canaria en todas las reuniones que hemos tenido, se ha solicitado que se cubran dichas plazas, pero la situación no puede ser más indignante a día de hoy, dichas plazas siguen sin ser cubiertas, con la consecuente sobrecarga del personal que viene prestando los servicios y la gran indefensión que se encuentran dicho personal a veces por el desborde de trabajo y no poder hacer frente a las tareas que requieren los beneficiarios de dicho Centro, unido a la carencias de medios para prestar los servicios.
Dicho sea de paso, este personal también viene varios años arrastrando la carencia de uniformidad, tal como lo recoge la legislación.
No entendemos aquellas notas de prensa de los dirigentes Cabildicios, donde decían que iban a suprimir plazas de otros servicios como el de Infraestructura para poder atender el servicio de la Residencia de Pensionista, ya que se entendía por prioritario ese servicio y que no se había atendido hasta ahora. Siendo la sorpresa de esta Organización, que después de que se hayan amortizado las plazas del Servicio de Infraestructuras, y creándose las plazas de la Residencia de Pensionistas, PERO NO SE CUBREN.
Desde Intersindical Canaria, cabe agradecer el esfuerzo de todos los trabajadores que se están dejando la piel durante la prestación de sus servicios, dejándose incluso la salud en ello. Su labor está más allá de lo que es simplemente su obligación. Y siguen a merced de la decisión política.