El Malpaís (opinión)2018-02-21T08:34:29+00:00

El Malpais (Opinión)

2712, 2019

¡Qué sanidad pública tenemos en Canarias!

La fiel parroquia que sigue La casa de mi tía habrá observado que a lo largo de este horrible año 2019 la publicación se ha detenido varias veces, por motivos, a veces técnicos, a veces de salud. De salud emocional y psíquica, gracias a la persecución que yo, Chema Tante, he sufrido por la saña rencorosa, las represalias, de granujas como Paulino, Víctor, José Alberto, más los antaños comunistas chaqueteros José Carlos y el godo Paco, y el resto de insalla que nunca me perdonaron que me opusiera a sus chanchullos con los inútiles puertos de Granadilla o Tazacorte, con Tindaya, con el gas y demás maniobras venales con que se han enriquecido a costa de proyectos costosos, sobrevalorados y absolutamente innecesarios. Sin embargo, todo esto no es la materia que me interesa hoy. Ya lo explicaré a su hora con el debido detenimiento. De lo que quiero tratar en este día es de la sanidad canaria. De la sanidad pública, por supuesto, porque la privada es lo más insalubre que pueda imaginarse. En este calvario a que me ha llevado mi indigencia, he sido hospitalizado dos veces. Una, por veintidós días, en la UCI y en planta general; y la segunda, reciente, por cuatro días, voluntariamente, siguiendo consejo profesional, en el Servicio de Salud Mental del Hospital General de La Palma. ¡Qué clase de sanidad! Por encima de la venalidad manifiesta de anteriores responsables -hago salvedad de Teresa Cruz, porque no ha tenido tiempo todavía y de Jesús Morera, porque el indeseable del genuflexo Clavijo le negó todo recurso para desarrollar su trabajo- por encima de esa venalidad, digo, y de la incompetencia voluntaria de tanto tiesto empeñado en derivar la actividad rentable a los ámbitos hospitenianos y sanroquianos, superando el regateo de los recursos que tan generosamente se desvían hacia los buitres de la sanidad [...]

2401, 2019

Los colapsos de las urgencias hospitalarias fruto de la ineptitud de la Consejería

Desde la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias consideramos que por más que se empeñen nuestras "autoridades sanitarias" en actuar como bomberos que corren a apagar fuegos, en el auténtico colapso que sufren las urgencias hospitalarias en nuestro archipiélago, su responsabilidad es más que patente. En primer lugar, la Consejería de Sanidad, tras los recortes de los últimos años, no ha resuelto la escasez de recursos materiales y humanos que se da en el ámbito de la Atención Primaria, impidiéndole jugar el decisivo papel para el que fue concebida,  "actuar como gestora y coordinadora de casos y reguladora de flujos, así como de promoción de la salud, educación sanitaria, prevención de la enfermedad y asistencia sanitaria". No existen programas de cuidados en domicilio para pacientes crónicos y dependientes cuando la contratación de cuidadores y terapeutas profesionales, junto a una adecuada coordinación con Atención Especializada y con una Atención Sociosanitaria bien dotada de camas públicas, minimizaría la sobrecarga de urgencias en los hospitales. Su precariedad favorece que los enfermos acudan a las urgencias hospitalarias lo que además expresa el fracaso de la campaña del Servicio Canario de la Salud culpabilizándolos por "hacer mal uso de los servicios". También refleja la desastrosa implantación del Plan de Urgencias Sanitarias de Canarias (PLUSCAN). Así mismo, se mantiene el efecto negativo, sobre la salud de la población, de las  desigualdades sociales, del desempleo, de la pobreza, de la marginación social que no se abordan coherentemente por las políticas públicas. Tal cosa y el deficiente funcionamiento del Servicio Canario de la Salud lleva a que los indicadores del mismo, de listas de espera quirúrgica y de primera consulta de especialistas, sean los peores del conjunto del Estado Español. En Canarias los indicadores de esperanza de vida, de esperanza de vida con buena [...]

2112, 2018

El Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Asociación Canaria de Neurosiquiatría Ante la respuesta en el Parlamento de Canarias por el Gobierno sobre la coordinación de la Consejeria de Educación y Sanidad en la atención a la infancia y adolescencia con TDHA, (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) nuestra Asociacion expone: La existencia clínica del TDHA es más que controvertida en el campo de la salud mental. Su propio creador (León Eisenberg) reconoció su error antes de su fallecimiento. Sostuvo que fue bajo fuertes presiones de la Big Pharma. La prevalencia de este trastorno difiere según los países: en Francia es mínima, porque no aceptan este diagnóstico, sin embargo en USA es altísimo. En Suecia y Finlandia trabajan el problema de los niños inquietos, aumentando las horas de recreo a todos de un modo ostensible en relación con otros países europeos. Sin embargo, en la mayoría de países de nuestro entorno económico, se cree en la existencia de esta "enfermedad" y se trata con dudosos fármacos de uso muy delicado incluso para los adultos. Hay "estudios" donde se comparan dosis y efectos con la cocaína: son similares. Oscuras expectativas para una población cuyo defensor cree que cumple su función alentando el aumento del consumo de peligrosos fármacos de dudosa eficacia en una "enfermedad" que muchos consideran que es una invención. Situación Asistencial del TDHA en Canarias. A día de hoy, aún existe una Red de atención Infanto-Juvenilincompleta, de acuerdo al programa de Salud Mental Infanto-Juvenil del 2006. En el Programa de Salud Mental Infanto-Juvenil se establecía que el equipo de Atención Primaria era un pilar básico para la detección. La coordinación entre estos profesionales y Educación deja más que desear como se reconoce la propia Consejería en el Plan de Salud Mental 2018-2023. No existe un programa coordinado a nivel autonómico ni insular. La coordinación queda [...]

2012, 2018

Canarias, a la cola en los datos de mortalidad del Estado Español

Desde hace años la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias (ADSPC) viene denunciando que la situación que padecíamos en la Sanidad de Canarias estaba creando  un verdadero problema de Salud para la ciudadanía, el tiempo desgraciadamente nos ha dado la razón. Y no solo es que estemos a la cabeza de las Comunidades Autónomas (CCAA)  en diversas patologías, es que en el último informe de población del Instituto Nacional de Estadística (INE), Canarias es la región donde más aumentó la mortalidad, un 10.2% respecto al año anterior. No caben discursos demagógicos por parte de la Consejería de Sanidad sobre lo bien que lo está haciendo o como bajan las listas de espera, cuando Canarias sigue siendo la Comunidad Autónoma con mayor espera de todas. Finalmente, los datos les delatan. La cruda realidad es que tenemos la peor Sanidad del conjunto del Estado Español y unos índices de mortalidad y de prevalencia de patologías graves que son los más altos de todas las CCAA, unos índices de Salud inaceptables. Continuamos siendo una de las CCAA donde la esperanza de vida es más baja.  Y por primera vez desde el año 2004, ambas provincias Canarias registran una mortalidad infantil peor que la media estatal. La razón, una mala gestión que solo se ocupa de privatizar y de medidas electoralistas basadas en falsedades y medias verdades, una escasa inversión en Salud y una financiación sanitaria insuficiente (la segunda más baja por habitante de todo el Estado). Esta semana se aprobarán en el Parlamento unos presupuestos que nos van a dar más de lo mismo con una Consejería de Sanidad que lo único que dice es que se pondrá en la cola de  la Consejera de Hacienda para ver si rebaña algo.  A pesar de las múltiples reclamaciones, necesidades y demandas la Consejería de Sanidad [...]

2611, 2018

PREVENCIÓN FRENTE A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

Cati Darias Delgado La violencia contra las mujeres, lacra fruto de un sistema capitalista y patriarcal tiene mucho que ver, en cuanto a responsabilidad, con las decisiones que se toman en las instituciones y debería tener la consideración de asunto de estado de primer orden. Cualquier tipo de infradotación o recorte en políticas de Igualdad, es ahondar en las agresiones (verbales, psíquicas, físicas o económicas), que por comisión o por omisión, se ejercen contra las Mujeres en cualquier ámbito: doméstico, social, laboral, educativo, de los poderes públicos y fácticos, y que alcanzan un deleznable número de víctimas mortales. La realidad diaria, es que,  más allá de un ejercicio de declaración de intenciones, por parte de los poderes públicos, no se instauran verdaderas políticas efectivas de protección de las víctimas y sus allegados. Pero además de la ineficacia en las acciones de protección e intervención,  la actividad preventiva, que contribuiría a erradicar la normalización de unos modelos de conducta aprendidos, y cuya reprogramación debe ser instaurada a través de la educación reglada y obligatoria desde los primeros niveles, como contenidos transversales acerca de la educación sexual y reproductiva, la igualdad, el respeto y la visibilización, no parecen tener cabida. A nivel mundial las mujeres tenemos menores salarios y más precariedad en la actividad laboral, dobles y triples jornadas, feminización de la pobreza y la enfermedad, menos oportunidades, casi exclusiva responsabilidad de los cuidados, tasas ínfimas de representación, somos violentadas por defender los derechos fundamentales, aumentan los feminicidios de mujeres jóvenes y pobres, la explotación sexual… En el estado español todavía se permiten declaraciones de altos cargos e instituciones como la iglesia, que incitan a la violación, amenazas de modificación regresiva de la Ley de Aborto, sentencias judiciales a favor del acoso sexual, asesinatos que no paran, protecciones que no llegan, divorcios [...]

2411, 2018

La sostenibilidad del Plan de Salud Mental de Canarias (PSMC) requiere mayor inversión económica, consenso institucional y cronograma preciso

La Consejería de Sanidad recientemente al presentar los presupuestos para la sanidad canaria para el año 2019 nos anunció que el mismo supera el umbral de los3.000 millones, un incremento con respecto al año anterior de un 2,69%, es decir 77.320.405 millones más. A pesar de este tímido incremento lo cierto es que el presupuesto público de la Consejería de Sanidad, está lejos de corregir el decrecimiento del por término medio del 3.9% en cada año durante el periodo 2009-2013. Nos parece que la propia Consejería al negar la mayor somete al propio sistema sanitario a una arriesgada inestabilidad. Y si se analiza la distribución interna del presupuesto en los niveles asistenciales, comprobamos como la atención hospitalaria y especializada cuadriplica su dotación presupuestaria en relación a la atención primaria, y la salud pública apenas ha merecido atención por esta Consejería.  En este contexto, el III Plan de Salud (2017-2018), pretendía quizás ingenuamente revertir este modelo, pero se ha diluido intencionalmente su visión y objetivo y se han liquidado sus elementos más innovadores como su apoyo a la participación, la cogestión y las políticas de salud pública en todas las políticas. Tres años de la IX legislatura han pasado y las demandas sanitarias en materia de salud d mental siguen sin resolverse. En este contexto aparece con un año de retraso, la propuesta en el mes de abril del 2018, a menos de un año de las elecciones autonómicas, un borrador del Plan de Salud Mental sin consultar ni debatir en los propios órganos de la Consejería y del SCS (Comisión Asesora Regional de Salud Mental, Consejo Insular de Rehabilitación Psicosocial y Acción Comunitaria) ni con un presupuesto asignado, y menos aún detallado. La ACN con el fin de garantizar la transparencia del PSMC, ha requerido desde entonces que las fuerzas [...]