El Malpaís (opinión)2018-02-21T08:34:29+00:00

El Malpais (Opinión)

1610, 2018

No permitamos que Baltar se salga con la suya

En 2005 se diseñó la privatización del Servicio de Medicina Nuclear en el Hospital Dr. Negrín. En medio de la boyante situación económica del momento, se argumentó que era más barato y rápido implementar el nuevo servicio "externalizándolo" y dejándolo en manos de una empresa privada. El resultado fue llamativo, desde entonces funciona en los sótanos del Dr. Negrín una unidad dirigida por Hospitales San Roque y pagada con dinero público. En el año 2015 finalizó el contrato, y sus prórrogas, por lo que desde esa fecha el servicio de Medicina Nuclear ha seguido gestionado por San Roque en una situación de alegalidad y con la connivencia del Gobierno de Canarias. En el año 2016, Jesús Morera, consejero de Sanidad en aquel momento, anunció la recuperación pública  de la medicina nuclear del Dr. Negrín, cuestión que podía realizarse pues ya no había contrato vinculante, se contaba con los informes favorables sobre su viabilidad financiera y el apoyo de la dirección y del personal del propio Hospital.  De ese momento data un informe que indicaba un ahorro de casi 785.000 euros anuales para el Servicio Canario de la Salud en caso de que la gestión pasara a manos del Hospital Dr. Negrín. No duró mucho la iniciativa, pues en diciembre de ese mismo año, Jesús Morera fue destituido y en su lugar nombrado JM Baltar como Consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias. Como es sabido, JM Baltar era, hasta ese momento, director de operaciones del Grupo San Roque, principal perjudicado de la recuperación para lo público del servicio de Medicina Nuclear. Nos enteramos por la prensa ahora, de la existencia de un informe que justamente señala en la dirección contraria a los informes que realizó el propio Hospital Doctor Negrín. Al parecer, los nuevos informes, que no se han publicado, indican que [...]

1409, 2018

Acción en Garachico del colectivo “Vecinos y Vecinas por una Sanidad Pública Digna”

La plataforma ciudadana Vecinos y Vecinas por una Sanidad Pública Digna se concentró este martes para reivindicar un sistema de salud público de calidad. La ciudadanía pudo transmitir algunas de sus reivindicaciones a los máximos responsables de la situación de la sanidad canaria. Exigen que se culminen las inversiones necesarias para que el hospital del norte se convierta en un hospital con todas las prestaciones que requiere. Alrededor de cuarenta personas convocadas por la plataforma ciudadana Vecinos por la Sanidad Pública se concentraron este martes ante la puerta del Exconvento de San Francisco en Garachico, lugar donde el Ayuntamiento del municipio organizó una reunión informativa sobre el llamado Hospital del Norte, para reivindicar un sistema de salud público de calidad. En el acto, la ciudadanía pudo transmitir las reivindicaciones que han recopilado durante meses al Presidente del Gobierno de Canarias, el Consejero de Sanidad, el Presidente del Cabildo de Tenerife y el Alcalde de Garachico. Entre otras cuestiones, destaca la exigencia de que se culminen las inversiones necesarias para que el hospital del norte se convierta en un hospital con todas las prestaciones que requiere una instalación de este tipo ya que, desde el colectivo ciudadano, se estima que esta infraestructura aún está muy lejos de poderse denominar hospital. Diversas personas del colectivo aprovecharon el turno de preguntas para poner sobre la mesa otras reivindicaciones que plantean en su manifiesto. Cuestiones como la precariedad de las infraestructuras de atención primaria en la zona, la mejora del servicio de extracción de sangre, la necesidad de una ambulancia medicalizada para la comarca, una solución definitiva para las listas de espera, información sobre el protocolo de urgencias del norte de Tenerife o la puesta en funcionamiento del Consejo de Salud de Zona fueron trasladadas a los responsables técnicos y políticos. Además, en la plataforma destacan [...]

2606, 2018

Baltar insiste en la propaganda y el engaño

Dice el Consejero Baltar que "apuesta por el empoderamiento de los pacientes en la toma de decisiones compartidas" y lo relaciona con el llamado "Compromiso para la mejora de la Sanidad Pública" presentado el 15 de diciembre de 2017 fecha que, a juicio de la Consejería, debe suponer el punto que marca el antes y el después de la participación social y profesional en el sistema de salud canario. Por ello nos vemos obligados a hacer las correspondientes puntualizaciones ante semejante afirmación que ignora nuestra historia de modo flagrante y que además pretende apropiarse de la lucha y movilización desarrollada durante muchos años por los colectivos y organizaciones ciudadanas y profesionales articulando múltiples iniciativas de participación. No vamos a tolerar que el "recién llegado" Consejero de Coalición Canaria manipule y pretenda rentabilizar lo que es patrimonio de tanta gente. Desde los años 70, cuando se luchaba en los prácticamente únicos frentes progresistas de las islas en el campo de la salud: la experiencia pionera en el campo preventivo y asistencial, desarrollada en el Centro de Salud de Tirajana (1976-1979); desde el año 1991 en Fuerteventura, con un seminario internacional cuyas conclusiones se recogieron en la Declaración de Fuerteventura de Reformas Sanitarias y cimentaron la capacidad histórica del pueblo majorero en la lucha por la salud y la sanidad pública; también en Salud Comunitaria se desarrollaron los casos de Palo Blanco (Tenerife) y El Patio (Telde), la experiencia de participación en Tijarafe y otros pueblos...... Mientras tanto fueron constantes las maniobras de la administración sanitaria canaria (básicamente de Coalición Canaria) para hacer fracasar los intentos por desarrollar los órganos de participación social en la gestión del Servicio Canario de la Salud como se establece en la Ley 14/86 General de Sanidad y en la Ley 11/94 de Ordenación Sanitaria de Canarias. [...]

1206, 2018

Ante los ataques por determinados sindicatos: necesaria puntualización sobre las Mareas Blancas

Recientemente han salido a los medios de comunicación, atacando a las Mareas Blancas de nuestras islas, los corifeos sindicales del Consejero Baltar en el llamado "Compromiso para la mejora de la Sanidad Pública". En las movilizaciones de las Mareas Blancas del 19 de Mayo participaron sectores ciudadanos, de pacientes, asociaciones, sindicatos y partidos políticos que piensan que la Sanidad Pública Canaria tiene arreglo, quienes piensan que las políticas del Gobierno de Canarias basadas en promesas, engaños y lucro, léase privatización, no son el camino y que solo llevan al deterioro de la Salud de la ciudadanía. Se echó de menos ese día el grado de participación que diferencia una movilización "combativa", que lo fue, de los sectores más conscientes y organizados, de otra en la que la presencia de un elevado número de personas desborda dichas características y la convierten en "definitiva", tanto para el avance del movimiento social como para el retroceso de las políticas impugnadas por este. En parte es comprensible que mucha gente se haya desorientado y desmoralizado cuando los sectores más avanzados se ven boicoteados por los sectores más rezagados y complacientes con la estrategia diversionista y divisionista del  Consejero Baltar, basada en el llamado "Compromiso" un simple documento de intenciones con propuestas que siguen apostando por las concertaciones privatizadoras y lleno de promesas que se han repetido a lo largo de los años y que nunca se han cumplido. Alguno de esos boicoteadores, firmantes del citado "Compromiso", practican un sindicalismo más amarillista que de clase y por eso ignoran que nunca se debe violentar ante la patronal, en este caso la Consejería de Sanidad, la solidaridad y unidad con quienes luchan de modo decidido por objetivos comunes. Aunque ya no nos extraña al conocer su nulo cuestionamiento de la política de conciertos, ya que les [...]

2103, 2018

Sobre las necesidades de rehabilitación en Canarias

El ministerio de sanidad define la rehabilitación del déficit funcional recuperable como: “los procedimientos de diagnóstico, evaluación, prevención y tratamiento de pacientes con déficit funcional, encaminados a facilitar, mantener o devolver el mayor grado de capacidad funcional e independencia posible al paciente, con el fin de reintegrarlo en su medio habitual.” En este proceso se especifica e incluye a la Fisioterapia, Terapia Ocupacional, y Logopedia como ejes fundamentales del éxito de esta intervención. La Terapia Ocupacional en Canarias y concretamente dentro del proceso de rehabilitación que mantiene el servicio canario de la salud en sus centros, se sustenta incomprensiblemente en 18 Terapeutas Ocupacionales que prestan sus servicios en los hospitales de Gran Canaria, Tenerife, Fuerteventura, y Lanzarote abandonando a su suerte a La Gomera, La Palma, y El Hierro; Dejándonos con unas ratios reales de 0,85 Terapeutas/100.000hbts. y una asistencia en extremo precaria que no llega a ningún mínimo razonable, llegando a estar excluida de la atención primaria. Estas cifras podrían considerarse como las cifras de la vergüenza ya que la implicación de estos datos es de suma gravedad: El fracaso del proceso de rehabilitación queda asegurado en nuestra comunidad autónoma con unas intervenciones multidisciplinares ausentes, con unos potenciales recursos profesionales infrautilizados, con unas instalaciones obsoletas en algunos casos sin renovar desde hace 50 años, con una población cada vez más envejecida y datos oficiales de discapacidad sin actualizar desde 2008. Ante estos hechos que persisten y se convierten en actos consumados a pesar del respaldo y voz de Cabildos, Ayuntamientos, y colectivos sociales de toda Canarias, solo nos queda pensar que el déficit funcional recuperable, la rehabilitación, el daño cerebral adquirido, la discapacidad-dependencia y sus consecuencias personales y socio-económicas no tienen el menor valor para quienes tiene la obligación de atender esta vital necesidad y derecho de la persona. [...]

2802, 2018

Restricciones físicas en centros geriátricos de Canarias

A pesar de que la restricción física afecta a los derechos fundamentales, los requisitos que deberían seguirse para su aplicación no suelen ser tenidos en cuenta por los centros geriátricos de las islas canarias. La falta de estas garantías contraviene las normas jurídicas. Prescripción facultativa y consentimiento informado ante el uso de restricciones físicas en centros geriátricos de las Islas Canarias. Estudio multicéntrico, descriptivo y transversal realizado mediante observación directa y revisión de expedientes en nueve residencias públicas, con un total de 1058 camas. Para identificar la frecuencia de cumplimentación del consentimiento informado y la prescripción facultativa en el expediente de personas mayores sometidas a restricción física, y analizar la asociación entre las características de estos usuarios y la ausencia de dichas garantías. De los 995 residentes incluidos en el estudio, 274 estaban sometidos a restricción física. Los dispositivos más frecuentes fueron los cinturones y los chalecos de sujeción (79,0%), siendo la prevención de caídas de la cama o de la silla el principal motivo por los que se aplicaron (80,6%). Como puede verse en la tabla 1, el 73,7% presentaban dependencia total en sus capacidades funcionales y el 59,1% tenían deterioro cognitivo grave. En el 82,5% de los expedientes de usuarios sometidos a contención no figuraba el consentimiento, y en el 13,9% no era correcto, principalmente por no indicar el motivo y el dispositivo a utilizar, o por faltar la firma del residente o de su representante. La prescripción no constaba en el 68,3%, y no estaba bien cumplimentada en el 12,0% por no mencionar el motivo o el dispositivo a emplear… Con el fin de proteger los derechos de los residentes durante la aplicación de la restricción, las leyes autonómicas de servicios sociales contemplan una serie de garantías, entre las que se encuentran el consentimiento informado y la [...]

Este sitio web utiliza cookies y servicios de terceros. Ok