En la reunión habida con el presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, representantes de la Federación reclamaron un cambio del Ejecutivo en su política de interlocución hacia Intersindical Canaria, un sindicato que, junto a su amplia representatividad laboral en el sector público, sus posiciones nacionalistas y de clase aporta un análisis mucho más objetivo y preciso sobre la realidad canaria, lo que conllevaría propuestas diferentes y más efectivas frente a otros agentes sociales que por su ideario e intereses marcadamente sucursalistas están colaborando a perpetuar el actual e indeseable panorama social, evidenciado con la peor distribución de la riqueza y los elevadísimos niveles de pobreza y desempleo que se dan en el conjunto de la Nación Canaria

Además, Jaime Bethencourt, Cati Darias y Patricia Hernández, del área sanitaria del sindicato, resaltaron la actual política de inacción gubernamental que sufren el conjunto de los servicios públicos y especialmente el sanitario, tanto en los aspectos de carácter laboral con una dinámica de maltrato a los trabajadores, como en el asistencial con las deficientísimas prestaciones que recibe el ciudadano.