Grave involución de la sanidad pública

jaime

Jaime Betancour Secretaría de comunicación de intersindical Canaria

Por sensatez, el gobierno debe reponer al personal retirado de los servicios hospitalarios y suspender la ampliación de jornada laboral La situación de “normalidad” en los hospitales públicos tinerfeños a la que hace referencia el Gobierno y la Consejería de Sanidad se traduce en la realidad de una caída libre en la calidad de las prestaciones sanitarias y una congestión de los servicios hospitalarios Para contrastar la realidad, Intersindical Canaria reta a la Consejera, Brígida Mendoza, a que haga pública los datos en su poder sobre el incremento de las listas de espera y las reclamaciones de usuarios y pacientes que, por desasistencia, se han producido en los últimos tres meses.
La aplicación del incremento de la jornada laboral en los hospitales de la sanidad, contrariamente a facilitar la disposición de mayores recursos, han obstaculizado sobremanera la organización de las actividades asistenciales, interfiriendo negativamente en ellas. Se confirma de tal forma la improvisación de una medida centrada en el obsesivo objetivo de la consejería de sanidad de ampliar las horas de trabajo del personal sanitario, pretendiendo que este, añadidamente, asumiese las actividades del personal a los que se les ha suspendido el contrato de trabajo por los recortes de plantilla. La medida ahora se confirma como inoperativa, e incluso lesiva para usuarios y trabajadores.
Como resultado de la nueva jornada laboral y el recorte de plantilla, los dos hospitales públicos de la isla se encuentran hoy más saturados, con importantes problemas en la organización de sus servicios, con un incremento de la suspensión de actividades asistenciales ya programadas y con una caída en la calidad de las prestaciones que Intersindical Canaria, concretará y enumerará en el caso de que la Consejería continúe desmintiéndolas.
En el hospital Universitario de Canarias, la situación creada con el incremento de la jornada laboral impuesta a los trabajadores y haber sido vulnerado el Convenio Colectivo vigente que impide la aplicación de la medida, junto a la escasez de personal, ha llevado hoy a Intersindical Canaria a invitar al gerente y a su equipo directivo a que se vayan junto a la directora de Enfermería dimisionaria para que no continúen lesionando los derechos de los trabajadores y usuarios.
Por si aún queda algún atisbo de cordura al Gobierno y en un gesto de responsabilidad, Intersindical Canaria demanda del Ejecutivo la reposición en sus servicios de los trabajadores dejados de contratar y la suspensión de la ampliación de la jornada de los trabajadores sanitarios por ineficaz e ilegal.

Jaime Bethencourt
Secretaría de Comunicación
Intersindical Canaria