La última ocurrencia del Consejero de Sanidad saliente es enviar una carta de despedida a los trabajadores del Servicio Canario de Salud, con un contenido más que político cuando él siempre se ha definido como  “apolítico y de perfil técnico”. Curiosa manera de autodenominarse alguien que está en un puesto de designación política. Esta ambigüedad lo ha caracterizado durante su mandato y vuelve a ser preso de sus palabras. ( Fuente https://www.elpaiscanario.com/la-despedida-del-consejero-florero/)

El exconsejero, procedente de la sanidad privada y que fue definido desde nuestra Organización como “El zorro que cuida a las gallinas”, antes de ostentar el nombramiento, alardeaba en los medios de comunicación de ser capaz de solucionar las listas de  espera con 16 millones de euros.  Se va, y después de una gran obra de maquillaje, por supuesto, las listas de espera se mantienen, eso sí, incrementando la concertación con la sanidad privada.

En la carta, hace referencia a los logros conseguidos en el “compromiso”,  foro inventado para secuestrar la negociación colectiva y sacarla de los ámbitos legales de negociación, y a la vez, mantenerlo secuestrado a él y a su consejería, obviando a las organizaciones sindicales y sociales que no siendo firmantes del “compromiso”, luchan cada día por los derechos de los trabajadores, usuarios y por una sanidad pública para todos.

El exconsejero ha sido rehén de su propio director del SCS. Alardea de haber conseguido la recuperación de las 35 horas para los trabajadores. Poca memoria, pero aquí estamos los que tenemos moral para recordarle, que el propio acuerdo que firmó con sus sindicatos lacayos, vinculaban este derecho al hipotético uso de un presunto superávit, por lo que, los trabajadores de la sanidad no tuvieron ese derecho hasta el periodo preelectoral en el que el candidato de su partido, se lo sacó de la manga como medida desesperada para apañar votos y no perder la poltrona. Aun así, los trabajadores siguen sin poder ejercer el derecho, porque los gerentes no disponen del dinero para la contratación de los recursos humanos necesarios. Como resultado, vemos como se acumula el exceso de horas que no se pueden disfrutar.

Además alardea de la OPE y la consolidación de empleo. Se le olvida al exconsejero que nunca tuvo en cuenta las justas reivindicaciones de esta organización de hacer una consolidación de empleo por concurso de méritos, puesto que la mayor parte de los trabajadores del SCS, han mantenido una relación contractual eventual perpetua durante años, y sí se dedicó a recurrir las sentencias para evitar la estabilidad de los trabajadores que habían ganado en primera instancia. La doble moral de esta consejería y sus gestores.

Como hemos visto y da origen al título de esta nota, este personaje se ha limitado  a posar para la foto y a hacer de vocero. Ejemplo de ello es, cuando esta organización decide encerrarse por los derechos de los trabajadores en las dependencias de la  consejería de sanidad en febrero de 2019, y tras  recibirnos aseguraba que daban por perdidas las 35 horas. Días más tarde, su propio presidente del gobierno lo desautoriza en periodo preelectoral. En fin, un ejemplo más de cómo han manejado a la marioneta.

Una época oscura para la negociación colectiva acaba, y esperamos que nunca más, vuelvan a producirse los secuestros sistemáticos que se realizan de dicha negociación con el pretexto de la creación de entes abstractos para manipular al gusto de quien lo inventa.

Adiós, consejero, adiós.

Ruymán Pérez, secretario de comunicación de la Federación de Salud de Intersindical Canaria