La Federación Sindical Mundial (FSM) de la que es integrante, INTERSINDICAL CANARIA, considera que la decisión de los líderes de la UE para un nuevo paquete de sanciones financieras que incluye también la prohibición de importar a la UE petróleo de Rusia, está lejos de considerarse un gesto dirigido a la pacificiación más breve posible.

Queda claro que el resultado de esta táctica es todo lo contrario; tales decisiones de guerra económica simplemente aumentan las tensiones, refuerzan la lógica del militarismo y alimentan a los los belicistas.

Las consecuencias de estas decisiones están cargadas de manera inaguantable sobre las espaldas de los trabajadores y del pueblo que ve aplastados sus ingresos por la carrera incesante de la carestía de vida y la inflación. Los grandes grupos monopolistas de la alianza occidental vuelven a acumular riquezas a costa de los trabajadores, en un clima de Guerra Fría que se consolida y fortalece sistemáticamente, con todos los peligros para la paz y la seguridad mundiales.

Es evidente el esfuerzo por utilizar la crisis y la guerra para expandir y ampliar la OTAN, con todo lo que ello conlleva para la paz y la seguridad mundiales.

La FSM expresa una fuerte oposición a la lógica de la guerra económica y condena el intento de escalar el conflicto a través de enormes paquetes de ayuda militar.

La FSM exige el desmantelamiento de la OTAN y de todas las alianzas militares, la destrucción de las armas nucleares y el levantamiento de las sanciones y bloqueos ilegales impuestos sistemáticamente a los estados que no cumplen con los requisitos de EE.UU. y la OTAN.

La FSM insta a las organizaciones internacionales a movilizarse por la desescalada y con el objetivo de alentar y fortalecer la diplomacia para lograr la pacificación y el cese de hostilidades lo antes posible