En la mayor protesta popular que se recuerda en Fuerteventura, miles de indignados ciudadanos ocuparon Puerto Cabras el pasado 23 de septiembre para exigir al Gobierno, Una sanidad digna. La manifestación contó con el respaldo de todo tipo de organizaciones ciudadanas, incluida Intersindical Canaria quien activó todos sus recursos de agitación para colaborar en que la marcha tuviese el amplísimo respaldo social que luego certificaron los hechos. El frente del sindicato lo encabezó una gran pancarta con la leyenda de “Por el derecho a la Salud”

Intersindical Canaria, acentuó su crítica sobre el conjunto de la clase política majorera, pero especialmente sobre el gobierno de Coalición Canaria y el PSOE, ahora empeñados en la imposición de nuevos recortes laborales y asistenciales para satisfacer el tope de déficit público impuesto por Rajoy y los mercados, sacrificando para ello la salud de los ciudadanos. La cobertura integral de medios y recursos de carácter humanos y técnicos, la potenciación de la asistencia primaria y la correcta cobertura sanitaria que debe prestar el hospital insular, volvieron a ser las demandas de Intersindical, quien resalta el hecho inadmisible que dicho hospital sume ya más de 20 años en obras o que en ese periodo de tiempo, no se haya creado ninguna cama hospitalaria pese a haberse multiplicado la población en la isla, también por efecto de la actividad turística. El Gobierno continúa callado hasta hoy frente a la peor crisis que ha sufrido la sanidad canaria.