Una imagen de la masiva asamblea de trabajadores del Hospital Universitario de Canarias. DA

La asamblea acordó declarar personas ‘non gratas’ al presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, al consejero de Sanidad, José Manuel Baltar, y al director del SCS, Conrado Domínguez.

 

La asamblea de trabajadores del Hospital Universitario de Canarias (HUC) acordó ayer convocar una huelga ante la “situación de discriminación que sufren por parte del Servicio Canario de la Salud (SCS) y el grave peligro que corren 3.600 trabajadores del centro, que podrían incluso perder su empleo”, debido a la actualización de los listados de contratación en el conjunto del SCS.

La reunión, que fue un rotundo éxito con una asistencia masiva, participativa y con momentos de crispación, también acordó declarar “personas non gratas en el Hospital Universitario de Canarias al presidente del Gobierno regional, Fernando Clavijo; al consejero de Sanidad, José Manuel Baltar, y al director del Servicio Canario de la Salud, Conrado Domínguez, por su “discriminación y manifiesta intención de acabar con los listados de contratación y reserva del HUC”.

La delegada de Intersindical Canaria (IC), Cati Darias, recalcó que “se mantiene una situación de discriminación hacia el HUC por parte del SCS, es decir, dentro del conjunto del sistema es el único centro que no va a ofertar contratación competitiva para poder fidelizar a sus profesionales”. Por este motivo, el colectivo de trabajadores acordó presentar hoy “un preaviso de huelga, entre otras acciones reivindicativas” que se darán a conocer mañana en una rueda de prensa en la que “trasladarán a la opinión pública la grave situación en el HUC y las medidas que llevarán a cabo”.