Después del  clamor popular expresado a través de la multitudinaria manifestación del 23 de septiembre de 2016, a la que asistieron más de 15.000 personas reclamando una Sanidad Digna, pone negro sobre blanco que la situación de la atención sanitaria en la isla continúa deteriorándose. Con un hospital  que después de la interminable reforma  más de 14 años en obras y sin fecha de conclusión, (con solo una cama más), con la consiguiente sobrecarga laboral y asistencial por problemas estructurales y escasa dotación de personal en todas las categorías profesionales, podemos afirmar, que este caos afecta además a todos los niveles de atención sanitaria en la isla.

Hospital que tenia que estar terminado en 2014 según Barragán ,”dimito si no se termina en  diciembre de 2014”, el consejero de Sanidad Morera da otra fecha “el primer trimestre de 2017”

Recordar a la población Majorera que en el año 2016 hubo un remanente (dinero para la conclusión del  hospital que no se invirtió)  de 3,5 millones de euros, en 2017 un remanente de mas de 5 millones de euros y para el año 2018 asignan en presupuestos 1,5  millones de euros

No tienen vergüenza no se ha ejecutado el dinero asignado  en presupuestos de la Comunidad Canaria   para concluir el hospital , y pese a los compromisos adquiridos por la Administración con el pueblo majorero.

Dada la gravedad de esta burla al pueblo de Fuerteventura , es por lo que Intersindical Canaria reitera a los responsables directos de la situación sanitaria, que tienen nombres y apellidos, comenzando por el Presidente del Gobierno de Canarias Clavijo, su Consejero de Sanidad Baltasar, junto a  los siete diputados electos de la isla (CC 3,PSOE 2,PP 1y Podemos 1), Cabildo Insular de Fuerteventura  y las 6 Corporaciones Locales, que dejen de mirar para otro lado como han hecho durante décadas, mientras sus paisanos mueren en las listas de espera o ven cronificadas sus dolencias por la falta de atención, debida a la carencia Sanitaria existente en la Isla .