En una manifestación en defensa de la sanidad sin precedentes en Madrid, unas 600 mil personas dijeron “basta ya” al desmantelamiento de la sanidad pública en la que anda empeñada el gobierno ultraderechista de Ayuso, quien en un síntoma más de su paranoia ideológica y estrechez mental, valoró la protesta como “Un plan de la izquierda para boicotear la sanidad”. Estas manifestaciones las realiza la presidenta de la Comunidad de Madrid después de un proceso de embates contra el servicio público entre los que se encuentra el haber clausurado gran parte de la actividad de Primaria y, luego, tras su tardía reapertura, hacerlo sin la presencia de médicos y con limitaciones de plantillas en el resto de categorías profesionales (enfermeros, auxiliares, celadores, etc.)

“Madrid se levanta por la sanidad pública” fue el lema de la protesta en la que se unieron como una sola voz, sanitarios, usuarios y personas de toda condición y edad, convocados por diversas organizaciones ciudadanas y sindicales.